El objetivo de este espacio no es darle a tu mente más información ni creencias, ni tratar de convencerte de algo, sino generar en ti un cambio de consciencia, es decir, un despertar. En ese sentido, este espacio Web no es “interesante”, puesto que esa palabra implica la posibilidad de mantener una distancia, darle vueltas a las ideas y los conceptos en la mente y manifestarse de acuerdo o en desacuerdo con ellos. Este espacio es sobre ti. Si no contribuye a modificar el estado de tu consciencia, no tendrá significado alguno.

Solamente servirá para despertar a quienes estén listos. Aunque no todo el mundo está ya preparado, muchas personas sí lo están y cada vez que alguien despierta se amplifica el ímpetu de la consciencia colectiva, facilitando el cambio para los demás. Si no sabes lo que significa “despertar”, te sugerimos que sigas leyendo. Es solamente a través del despertar que podrás comprender el verdadero significado de la palabra. Basta con un destello para iniciar el proceso, que es irreversible. Para algunos, este espacio será ese destello, para muchos otros que quizás no se hayan dado cuenta, el proceso ya ha comenzado. Este espacio les ayudará a reconocerlo.

Algunos habrán emprendido el camino como consecuencia del sufrimiento o de una pérdida, mientras que otros quizás lo hayan hecho a través del contacto con un maestro o una enseñanza espiritual como la que te ofrecemos en La Página de la Vida, la lectura de algún libro pleno de vida espiritual y de energía transformadora, o una combinación de lo anterior. Si ya se ha iniciado en ti el proceso del despertar, éste se acelerará y se intensificará con la visita a esta Web.

La finalidad de este Espacio es que accedas al conocimiento que guardan sus páginas y surja en ti la inteligencia. Aunque no estamos ofreciendo teorías, un sistema de filosofía que se pueda seguir ciegamente –eso sería terrible-, sino que te brindamos algo con lo que puedes trabajar, algo práctico, algo con lo que tratamos de despertar en ti el deseo de un verdadero e inteligente obrar. Así, aunque los conceptos y las ideas contenidos en este espacio son importantes, son secundarios. No son más que señales a lo largo del camino que conduce hacia el despertar. A medida que vayas leyendo y sintiendo esperamos que se opere un cambio en ti.

Sabemos que muchas personas no estarán preparadas y no entenderán, al principio, el conocimiento que intentamos transmitir. Lo que pueden hacer es pensar a fondo sobre los textos que encuentren, reflexionar al respecto y ver si lo que decimos es verdadero. Pero reflexionar sobre esas palabras no significa intelectualizarlas, o sea, no es sentarse y hacer que pierdan su aroma y significado por medio del intelecto. Para averiguar si lo que aquí decimos es verdadero deben ponerlo en acción. Y esto significa plantar la semilla de la que, con trabajo y sacrificio, florecerá la inteligencia.

Una parte esencial del despertar consiste en reconocer esa parte que todavía no despierta, el ego con su forma de pensar, hablar y actuar, además de reconocer los procesos mentales colectivos condicionados que perpetúan el estado de adormecimiento. Es por eso que este espacio muestra los principales aspectos del ego y la forma como operan tanto a nivel individual como colectivo. Esto es importante por dos razones conexas: la primera es que a menos de que conozcas la mecánica fundamental del ego, no podrás reconocerlo y caerás en el error de identificarte con él una y otra vez. Eso significa que el ego se apoderará de ti y fingirá ser tú. La segunda razón es que el acto mismo de ver y reconocer es uno de los mecanismos para despertar. Cuando veas y reconozcas tu inconciencia, será precisamente el surgimiento de la conciencia, el despertar, el que hará posible ese reconocimiento. No es posible vencer en la lucha contra el ego, como no es posible luchar contra la oscuridad. Lo único que hace falta es la luz de la conciencia. Tú eres esa luz.